Académico UACh enfatiza en que faltan estudios científicos para evaluar impacto de escape de salmones

Dr. Ricardo Enríquez aseguró que en Chile no hay suficiente evidencia científica de lo que ocurre después de escapes masivos de salmónidos.

Mira el video en este enlace de nuestro canal de youtube.

Dr. Ricardo Erníquez, Instituto de Patología Animal

En los últimos días se han informado dos escapes masivos de salmones desde jaulas de cultivo, uno en el seno del Reloncaví, ambiente marino, y otro en el Lago Llanquihue, agua dulce.

Al respecto, el académico del Instituto de Patología Animal e investigador del Laboratorio de Biotecnología y Patología Acuática de la Facultad de Ciencias Veterinarias UACh aseguró que en Chile no existen suficientes estudios científicos para evaluar el impacto de estos escapes.

“El impacto que pueden causar estos animales, que son carnívoros, en un ecosistema marino son muy distintos a lo que sucede en un cuerpo de agua dulce. Hay muchas consideraciones y como país nos faltan estudios científicos que hayan evaluado el real impacto que tienen estos escapes, aun cuando existe una normativa al respecto y se hacen esfuerzos para la recaptura”, aseguró el experto.

Para el académico, una de las consideraciones que hay que tener, es que los salmónidos fueron introducidos desde 1895, y con éxito desde 1910, sin olvidar los intentos de establecer “ocean ranching” en Coyhaique con la cooperación de JICA (Japón). Según señaló, en dicho periodo se hicieron esfuerzos gubernamentales y se contrataron expertos extranjeros para implementar la introducción de estas especies, porque en la última glaciación se perdió el predador tope que existía en el ambiente dulceacuícola, sobre todo en el hemisferio sur.

“Las especies nativas que estaban en los cuerpos de agua dulce no son predadores topes, son más omnívoras que carnívoras, por lo tanto, la introducción fue exitosa, en este caso de las truchas, las que fueron incorporadas a los ecosistemas de prácticamente todos los ríos y lagos del centro-sur del país”, agregó el Dr. Enríquez.

Adaptación a la vida silvestre

Para el Dr. Enríquez, también es importante considerar que en el caso del escape en el seno del Reloncaví, los salmones de aproximadamente cuatro kilos tienen primero que, aprender a comer y organizarse como cardumen, lo que no se ha estudiado en el caso de estos animales que nacen en cautiverio, por lo tanto, es probable que rápidamente sean incorporados al ecosistema.

“Los delfines, las orcas, las jibias y los lobos marinos van a ser predadores que los van a incorporar a su dieta sin ningún problema. También, hay que considerar los que van a capturar los pescadores artesanales, por lo tanto, necesitamos evaluar”, dijo el experto.

Respecto a esto, el académico de la UACh señaló que hay organizaciones que están preocupados por la posibilidad de una contaminación genética.

“Como son especies introducidas, no hay ninguna posibilidad de esta contaminación, no tenemos estas especies de carácter nativo”. Si el escape hubiese sido de salmones cohos o de truchas de ese tamaño, el impacto sería distinto, probablemente sobre las sardinas, las anchovetas, los pejerreyes, podrían sufrir el impacto de la depredación de estos animales porque son mucho más agresivos, y podrían aprender a cazar más rápido”, comparó. Además, podrían competir por estos recursos con otros predadores nativos, como jureles, corvinas, entre otros.

Respecto de los smolts de salmón coho escapados en el lago Llanquihue, estos van a intentar ir al mar cuando completen su adaptación fisiológica y van a ser parte de la cadena trófica, de la literatura se establece que menos del 1% regresa como reproductor.

Con estos antecedentes, el Dr. Enríquez reiteró que, del punto de vista técnico, se requiere realizar investigaciones acuciosas respecto de lo que realmente representan estos escapes, ya que falta información.

Especies asilvestradas

Finalmente, el experto ejemplificó que, hoy hay poblaciones de salmón Chinook asilvestrado, especialmente en algunos ríos de La Araucanía, Los Ríos, Los Lagos, en la Patagonia austral, incluso ya se ven en ríos argentinos.

“Actualmente, existe la pesca de salmón Chinook por pescadores artesanales, regulada por la autoridad competente, en el río Toltén cuando se da el regreso de los animales para la etapa reproductiva. También este salmón es una especie de alto valor deportivo y la gente de todas partes del mundo viene a pescar estos salmones, sobre todo en el sur de Chile, con una oportunidad para el turismo de intereses especiales y así se han establecido numerosos lodge de pesca en los ríos que ya se reconocen en las ofertas turísticas”, concluyó.

9 de julio de 2020