Diarioaustral Osorno: Brote de triquinosis generado en San Juan de la Costa afecta a 23 personas

Dra. Pamela Muñoz aclaró cómo evitar el contagio de esta enfermedad parasitaria.

Revisa el video opinión de nuestra académica, Dra. Pamela Muñoz.

Un brote de triquinosis afecta actualmente a 23 personas y tiene como origen la comuna de San Juan de la Costa, luego de que, duante la primera quincena de junio se faenaran de manera artesanal dos cerdos en una vivienda.

Los afectados presentaron síntomas en los últimos días, por lo que concurrieron a centros asistenciales de sus respectivas comuna, donde se descubrió que se trataba de esta enfermedad zoonótica, que se transmite de los cerdos al humano, a través del consumo de carne infectada con este parásito; en este caso, al ser de crianza particular, no contaba con los debidos análisis que detectan la presencia de este organismo.

La gravedad de esta patología radica en que el parásito puede ocasionar daños a nivel muscular, ya que anida en dichas áreas del cuerpo humano y también en el corazón, por lo que, incluso en algunos casos puede llevar a la muerte.

Carne sin examinar

La seremi de salud de Los Lagos, Scarlett Molt, explicó que se trata de una brote de triquinosis, y detalló que fueron 23 personas de Osorno, Valdivia, Chiloé y San Juan de la Costa quienes consumieron estos productos, de los cuales 11 se encuentran con sintomatología y dos se mantienen hospitalizadas.

“El llamado a toda la comunidad es a recordar que cada vez que se utiliza cualquier cerdo para hacer cualquier tipo de producto, debe contar con todos los exámenes para garantizar su inocuidad”, manifestó la seremi.

La autoridad regional agregó que la triquinosis es una enfermedad sobre la cual se realiza una vigilancia activa, por lo que la comunidad debe evitar consumir productos que no cuenten con los chequeos que aseguren la ausencia de triquina.

“Llamamos también a las personas que pudieron haber consumido este tipo de productos, en el caso de presentar síntomas como cefalea, dolores musculares, edema o inflamación de los ojos, o trastornos gastrointestinales, por favor que se acerquen a un centro asistencial”, concluyó.

Por otra parte, Carlos Rosas, profesional del área de zoonosis de la Seremi de Salud de Los Lagos, quien estuvo en terreno para evaluar la situación, señaló que se realizó una fiscalización e investigación de acuerdo a los antecedentes de este brote, donde pudo constatar que se trató de un faenamiento de tipo familiar domiciliario.

“Esta es una práctica que suele ser tradicional en estos sectores y en los territorios rurales. Se hace un faenamiento donde participan distintas familias que llegan hasta una vivienda. Es un evento donde no hay venta, sino que una repartición, donde todos colaboran en la faena y todo el producto cárnico se destinó para la elaboración de cecinas”, explicó.

Carne Cruda

Dra. Pamela Muñoz, académica UACh

La académica y encargada del laboratorio de enfermedades parasitarias de la Universidad Austral de Chile, Dra. Pamela Muñoz, explicó que esta enfermedad se adquiere por el consumo de carne de cerdo cruda o semicruda y también por embutidos o subrpoductos del cerdo como longanizas, salchichas o jamón crudo.

“Lo que allí ocurre es que la carne está parasitada, presentándose como brotes epidémicos en zonas específicas. Muchas veces, está asociado a grupos familiares o de vecinos, porque cuando se faena un cerdo, es una fiesta. Se invita a las personas y se enferman todas las que consumieron el cerdo”, indicó.

La experta añadió que este parásito se da principalmente en los cerdos de crianza domiciliaria o de “traspatio”, donde malas condiciones higiénicas hacen que el animal se pueda infectar, como por ejemplo cuando se alimentan en basurales o de restos de comida, que finalmente atraen a los roedores que tienen el parásito y que también sirven de comida a los mismos cerdos, lo que es muy difícil que ocurra con los criaderos industriales.

“Para que se haya dado esta situación, el cerdo debió haber tenido una alta carga parasitaria y las personas afectadas consumieron esa carne cruda o no muy bien cocida”, apuntó.

La académica advirtió también que no se debe comprar, bajo ningún motivo, la carne de cerdo a particulares, ya que debe contar, por ley, con la certificación, de lo contrario es una acción que incluso está penada.

Escrito por: Paola Rojas, periodista Diarioaustral de Osorno
Edición: Comunicaciones Facultad de Ciencias Veterinarias, UACh
24 de julio de 2020