Programa de Hipoterapia UACh celebró 15 años de vida con emotiva ceremonia

*En la conmemoración reconocieron el trabajo de los voluntarios que permiten  llevar a cabo la labor del programa, y a los niños que son el corazón de esta iniciativa.  

Con una emotiva ceremonia realizada en la Escuela Walter Shimdt, docentes y estudiantes voluntarios, junto a los niños, apoderados y profesores de la Escuela Walter Schimdt y el Centro de Educación San Marcos, celebraron los 15 años de labor ininterrumpida del Programa de Hipoterapia desarrollado en la Universidad Austral de Chile.

En la oportunidad, su Directora, Mireya Burgos, agradeció a todos los asistentes el aporte que realizan diariamente  y recalcó que “este proyecto no existiría sin los niños, sin los voluntarios, y sin todas esas personas que están dispuestas a entregar amor, porque el amor es lo que ha permitido que este proyecto cumpla 15 años de existencia”.

Emoción y alegría

Uno de los momentos más emotivos de la ceremonia fue durante la presentación de un video elaborado por los mismos voluntarios, en el que a través de fotografías mostraron a los asistentes un poco del trabajo que realizan. En dicho video, los estudiantes realizaron un especial homenaje a Nataly Mella y Andrés Olmos, usuarios del programa que dejaron este mundo en 2013 y 2014 respectivamente.

Posteriormente, desde el programa se les entregó un reconocimiento a los abuelos de Andrés y a la mamá de Nataly, quien sin poder contener las lágrimas agradeció a los voluntarios y al mismo tiempo, las enseñanzas que su hija le dejó.

Reconocimiento a los voluntarios

Finalmente, en la ceremonia se hizo un especial reconocimiento a la labor que desarrollan los voluntarios que se encuentran próximos a finalizar sus carreras, ya que ellos son quienes hacen posible llevar a cabo el Programa de Hipoterapia.

Sobre su paso por el voluntariado, Daniela Jiménez señaló que “el Programa de Hipoterapia ha contribuido en mi formación como persona, por cada detalle y cada niño con el trabajé (…)por el esfuerzo de los papás que traen a sus hijos, la alegría de los niños, y la entrega de los voluntarios, profesores y profesionales que quieren hacer un cambio”.

A su turno, Nicolás Muñoz, quien también trabajó como voluntario del programa recalcó que “ha sido lo más enriquecedor que me ha podido pasar, más aún cuando puedes entregar esos conocimientos a los compañeros que parten en este camino. Somos muy autodidactas, nos faltan recursos y colaboradores, pero con ganas hemos logrado hacer muchas cosas para que este voluntariado siga adelante, y logremos, algún día, contar con un Centro de Hipoterapia para el sur del país”.

Cabe señalar que actualmente el Programa de Hipoterapia asocia a las Facultades de Ciencias Veterinarias y de Medicina bajo la dirección de la docente Mireya Burgos, y en él participan de más de 50 jóvenes provenientes de diferentes carreras impartidas por la UACh como Medicina Veterinaria, Kinesiología, Terapia Ocupacional, y Pedagogía en Educación Física, entre otras.