Proteína presente en el semen mejoraría índices de fertilidad en distintas especies

*Investigación desarrollada en la UACh incrementó fertilidad y redujo mortalidad embrionaria en llamas y alpacas.

En Chile, un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones Materno Infantil (IDIMI) concluyó que la infertilidad afecta al 10,4% de las mujeres en edad fértil, siendo distintas las causas que la provocan. Las más comunes son ausencia de ovulación, alteraciones en las trompas, endometriosis y miomas; sin embargo, para un grupo de mujeres las causas de infertilidad son indeterminadas, lo que hace difícil establecer tratamientos para subsanar las limitaciones que impiden el embarazo.

Relativo a esta problemática, investigadores de la Universidad Austral de Chile (UACh) han desarrollado una línea de investigación en la que, gracias a la obtención de financiamiento de CONICYT y su Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDECYT), estudian la relación del Factor de Crecimiento Nervioso, una proteína que mejora los índices de fertilidad y reduce los de mortalidad embrionaria en llamas y alpacas.

“Este factor, que estudiamos en camélidos, se expresa en el semen humano, por lo tanto, sería de gran relevancia dilucidar el efecto del mismo tanto en el hombre como en la mujer, determinar la presencia o abundancia de este factor y correlacionarlo con causas de infertilidad o bajas tasas de embarazos”, se cuestionó Marcelo Ratto, académico de la Facultad de Ciencias Veterinarias UACh.

Primeros estudios

Mortalidad embrionaria
En llamas y alpacas existe una gran mortalidad embrionaria, sin embargo, estudios previos realizados por el mismo grupo de investigación de la UACh en el altiplano peruano, han demostrado que esta mortalidad embrionaria es significativamente reducida cuando las hembras son tratadas con β-NGF purificado del plasma seminal. Asimismo, existen previos antecedentes que la administración de este factor en el ganado bovino también incrementa la producción de progesterona por la cual podría impactar en forma favorable las tasas de preñez.

Hace algunos años, los investigadores Marcelo Ratto y Ximena Valderrama descubrieron que una sustancia presente en el semen de los camélidos era responsable de inducir la ovulación en llamas y alpacas. La proteína descubierta, conocida como Factor de Crecimiento Nervioso (NGF), es la molécula responsable del fenómeno de ovulación en estas especies contrariamente a lo que se pensaba: que estas especies eran ovuladores reflejos, es decir, similar a lo que ocurre en gatas y conejas, especies en las que la copula es necesaria para inducir la ovulación.

Este mismo grupo de investigación encontró que, este factor no solamente induce la ovulación, sino que también tiene un efecto luteotrofico, es decir, cuando esta proteína es purificada del semen y luego es administrada en forma parenteral en la hembra produce el desarrollo de un Cuerpo Lúteo de mayor tamaño el cual secreta más progesterona, hormona necesaria para el desarrollo e implantación embrionaria.

Posteriormente, a través de los estudios realizados dentro del marco del proyecto Fondecyt Regular 1160934, los investigadores han dilucidado ciertos aspectos biológicos y funcionales ocasionados por la administración en llamas del purificado β-NGF del plasma seminal de machos.

“Uno de los aspectos más importantes observados en estos estudios es que este factor induce cambios importantes de la expresión génica de enzimas relacionadas con la esteroidogenesis del folículo preovulatorio conducentes a formar un Cuerpo lúteo de mayor tamaño capaz de secretar más progesterona comparado a aquellas hembras que no reciben tratamiento o son tratados con preparados comerciales”, explicó.

Básicamente, detalló el Dr. Ratto, las enzimas más importantes que se incrementan posterior al tratamiento son la P450scc, Star y 3BHSD, principales enzimas que están relacionadas con la producción de progesterona. También, corroboraron que la administración de este factor durante las etapas iniciales del desarrollo del Cuerpo lúteo incrementa la expresión de las mismas enzimas observadas en el folículo preovulatorio resultando en una secreción mayor de progesterona.

“Implementamos el desarrollo de cultivos primarios de células de la granulosa de folículos preovulatorios para determinar las vías de señalización de este factor, es decir, cuáles son las rutas o vías que este factor utiliza para poder ejercer su función”, agregó.

Pruebas prácticas

Con la colaboración de otros integrantes del grupo de investigación, los Dres. Cesar Ulloa y Javiera Bahamonde, se obtuvieron células mediante el uso de aspiración folicular utilizando un transductor transvaginal en hembras sedadas, técnica que había sido desarrollada años atrás en estas especies por el mismo grupo.

Una vez obtenida las células, estas fueron cultivadas y tratadas con el factor estudiado, pudiendo determinar que el factor utiliza receptores presentes en las mismas, resultando en el incremento de las enzimas que producen progesterona y también en el incremento de un factor angiogénico conocido como Factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF), que también potencia la vascularización del folículo preovulatorio y Cuerpo lúteo.

“Si bien estos estudios realizados en los últimos años han permitido determinar la funcionalidad de este factor, creemos que el entendimiento de su funcionalidad permitirá dilucidar la potencialidad de esta proteína para ser usada para fines terapéuticos tanto en especies domésticas como en humanos”, aseguró el académico.